#SoyCapaz – cinco meses después

El escándalo Nicolás Gaviria que esta semana tiene tan ocupados a los medios me hizo pensar en la la campaña “Soy Capaz”, que vino y se fue.  Para quienes no recuerdan, entre el 8 de septiembre y el 10 de octubre de 2014, con el auspicio de la Fundación Andi y según una idea de Marc de Beaufort, se produjo una serie de acontecimientos cuya intención era enviar un mensaje de reconciliación a los colombianos, que nos invitara a pensar en las cosas que podemos hacer en pro de la paz.

Los eventos enmarcados en la campaña tenían como común denominador la confluencia y la unión en algún sentido: programas de radio de una cadena transmitidos desde los estudios de la otra, entregas de productos de una marca en camiones de la competencia, empleados vestidos todos de blanco, etc.

En la cabeza y el corazón de los organizadores, y de muchos de los participantes, la campaña iba a movilizar esa voluntad que se supone que todos tenemos de que haya paz e iba a hacer que mucha gente se de cuenta de que la paz es un asunto de todos y que todos debemos poner “nuestro granito de arena”.

¿Cómo se conecta eso con Nicolás Gaviria?  Pues hombre, me hace preguntarme si somos capaces de ser capaces.  Me hace preguntarme si nuestro corazón lleno de desigualdades, individualismos y violencia si es capaz de imaginar y promover paz.  Me hace preguntarme si de verdad es capaz un pueblo acostumbrado a la amenaza, a la venganza, a pisotear derechos con títulos y apellidos, a que se cumpla la ley “pero para los otros, no para mí”.

Una cosa cierta había en la campaña – la paz parte del ejemplo.  Si la gente que sale en televisión, la que da la cara en las oficinas, la que interviene para resolver los conflictos ciudadanos, si toda esa gente da ejemplo, pero no solamente del 8 de septiembre hasta el 10 de octubre, es más probable que la gran masa de ciudadanos anónimos se de cuenta de lo bien que funcionan las cosas si todos le buscamos el ladito a la violencia.  Ese debería ser nuestro objetivo cultural.

One thought on “#SoyCapaz – cinco meses después

  1. Estoy muy de acuerdo con lo que planteas. Definitivamente si todos y cada uno de los que hacemos parte de esta gran y variada Colombia nos decidiéramos a hacer lo mejor desde nuestro ser y el espacio que aquí ocupamos, la situación del país podría cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *