Reporte de viaje: un poquito de Gales

Study Week es uno de esos periodos muertos en la universidad. Se supone que es una semana para estudiar, y la universidad queda casi vacía. En previsión de largos días sin participantes y dado que a mi visa del Reino Unido le quedaban solo unos cuantos días de validez, decidí armar un viajecito a Inglaterra y que me llevara por otro país. Después de revisar vuelos y posibles destinos decidí que quería visitar Liverpool y Londres, y podía tomar el ferry desde Dublín para llegar primero a Gales. Mi viaje entonces me llevaría a un país nuevo, y me permitiría andar bastante en tren, lo cual es útil para ver el paisaje y enterarse más o menos de cómo luce el país.

El plan implicaba además salir de Irlanda en ferry – una posibilidad emocionante. Reservé mi tiquete y el domingo 28, bastante gris y lluvioso, a las 8:45am ya estaba saliendo en el poderoso Jonathan Swift. Salir de Maynooth un domingo para estar así de temprano requirió un gasto extra – un taxi desde Dublín que me costó cincuenta imprevistos euros.

El check-in fue bastante fácil y rápido, y el ferry es bastante cómodo, con un área de restaurante y bar amplia y hasta con un pequeño teatro que proyecta películas para los niños. El viaje fue en general muy cómodo, aunque hubo algo de movimiento por los vientos fuertes de la costa, y tardó dos horas.  Holyhead, en Gales, me recibía con el famoso clima de las islas británicas, de grandes nubarrones y lluvia constante.  Dí una vuelta por el centro de Holyhead, cuyos fuertes vientos destruyeron mi paraguas, y luego tomé el autobús hacia mi siguiente destino:

Lo pronunciará Mandrake…

La foto es en la estación de trenes de Llanfairpwllgwyngyllgogerychwyrndrobwllllantysiliogogogoch, que estaba en mi itinerario solamente porque es el lugar con el nombre más largo de Europa (en Nueva Zelanda hay un sitio con un nombre aún más largo).  Ahí tomé fotos del nombre, almorcé en un pub, y tomé otro bus hacia Llanberis, mi base para explorar la mañana siguiente la montaña más alta de Gales: Snowdon.

Cumbre de Gales

La que ven es la cumbre de Snowdon, 1085 metros sobre el nivel del mar, una de las montañas del parque nacional Snowdonia en Gales.  Es una hermosa reserva natural situada en una parte donde todo el mundo habla Galés (aunque también todos hablan inglés, pero fue bonito oir sus conversaciones en Cymraeg).  Como tenía poco tiempo decidí que subiría en un tren que parte desde la estación de trenes de Llanberis (cuyo único tren, sospecho, va hacia la montaña).  El recorrido toma 2 horas y media, con una estancia en la cima de 30 minutos.  Arriba, como se puede esperar, es bastante frío y había nieve por todos lados.

Al bajar me dí cuenta de que había perdido mi bus a Bangor y tenía que esperar un rato así que fui a dar una vuelta por Llanberis, el típico pueblito británico.  Con unas vistas bastante bonitas:

Llanberis, mirando hacia Snowdonia

Tenía mis horas contadas para visitar Gales, desafortunadamente, así que solo hice un recorrido por el norte hasta Bangor, y después tomé el tren a Inglaterra.  El sur de Gales quedará para futuras escapadas 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.